domingo, agosto 03, 2008

Una pista nocturna...




Esta tarde, gracias a mi amiga Penn, tuve un reencuentro con Thomas S. Elliot... Ya entrada en lecturas, me seguí de largo con el filósofo (conocido más por esta faceta, en particular por su hermenéutica analógica) y poeta Mauricio Beuchot. Después de un rato de deliciosa lectura llego a lo que creo es alguna analogía entre ambos, sin duda derivada de su estilo suave y reflexivo, cargado de misticismo religioso y profundidad de pensamiento y emociones... Comparto pues, un poema de cada uno; desde mi perspectiva, además de muy bellos, guardan una cierta identidad:





Burnt Norton (fragmento)




Tiempo presente y tiempo pasado

se hallan quizá presentes en el tiempo futuro
y el tiempo futuro dentro del tiempo pasado.
Si todo tiempo es eternamente presente
todo tiempo es irredimible.
Lo que pudo haber sido es mera abstracción
quedando como eterna posibilidad
solamente en el mundo de la especulación.
Lo que pudo haber sido y lo que fue
apuntan a un solo fin,
que está siempre presente.
Eco de pisadas en la memoria,
van por el corredor que no seguimos
hacia la puerta que no llegamos nunca a abrir
y da al jardín de rosas.
Así en tu mente
resuenan mis palabras.
Pero no se
con cuál objeto perturbamos el polvo
que vela el cuenco en donde están los pétalos
de rosa.
Y otros ecos
habitan el jardín. ¿Vamos tras ellos?





T.S. Elliot (Cuatro cuartetos, 1943)





A primera vista (fragmentos)

Se deshoja el tiempo
en un otoño de piedra
Caen las hojas dormidas,
caen sin darse cuenta,
y lenta, muy lentamente,

como caen nuestras penas...
¡de los árboles de estrellas
se caen las estrellas mismas
como las hojas secas!
.......................................................
¿En dónde esconde el tiempo
su fuego?
¿En qué gruta, en qué valle,
en cuál sendero, rodeado
de qué cenicientos árboles,
plantados por cuál ser siniestro
de los que van delante de nosotros
cargados de leña para el fuego?
........................................................
Tal vez el tiempo es tan pequeño
como el mar amargo o como el cielo
Dios bondadoso, ¿no será el tiempo
la medida del deseo?



Mauricio Beuchot (Poemas de desierto, 2003)
PD: La foto es de una calle cualquiera de Budapest, y es mía ©.

3 comentarios:

Air Setitik Community dijo...

Please visit our updated blog at http://airsetitik.tk or http://airsetitik.co.cc. Look forward to having your share of thoughts.

Air Setitik

Anónimo dijo...

Dios Jesús, que hermosos poemas son un tributo a la vida y a nuestro Señor. Gracias!

Anónimo dijo...

Brrr me pone la piel de erizo el tema del tiempo tan bien tratado por estos dos, al segundo no lo conozco de nada pero es muy bueno.

Gracias.

Soy Rául.