jueves, diciembre 03, 2015



En busca de las horas, la mente se yergue para recrear insólitos deseos y luces de noviembre entre las hojas...

Su cuerpo,
Tránsito de tarde,
Estalla mariposa;
Abandonada al oleaje
La entraña yace
Como el alma
Serena de la lluvia,
Es paloma inédita en
Extendida complacencia
De sus medidas horas,
                  Frontera irresoluble
                  Que despierta
                  Rebeldía inocua.

Se adhiere el gozo
A las dunas;
Labios sembrando
Caracoles, miel,
manzanas,
En carmesí epidermis.

Resbala la pasión
Invertebrada, furiosa
Hacia las lunas;
Ave que arremete
Victoriosa
En oquedades;
Ojos derramándose
en cañadas.

Hacia la noche,
Bálsamo incesante
Sus manos luminiscentes,
Ceden a la
Serenidad ceniza
Que se condensa
en mi espalda.


 Sara Elena©


PD: La foto es una calle en Montparnasse, París, y es mía©

1 comentario:

Anónimo dijo...

Vuelves como olas muy lejanas... Y te sigo te sigo de continuo Chand tan misteriosa