domingo, enero 09, 2011

De piedras, hormigas y grillos...

 

Uno de mis poetas favoritos, el mexicano Carlos Pellicer, escribió textos en los que se reiteran imágenes tales como las piedras, las hormigas, el viento... El poema del video es uno de ellos, interpretado de una manera fresca, juguetona,  agradable. ¡Hay que disfrutarlo!

Para mí, un símbolo es el grillo. Él acompaña no sólo la escritura sino también palabras compartidas, noches tibias, sueños dulces; es guardián, emisario y compañero. Por eso en el silencio le cuento a quién pertenecen  mi ansia y mis deseos...

¡Ay! preciado grillo:
mi rocío impregnado,
mi agua de luna...
sólo puedo brindarlos
al que me toca, me besa,
me lame, me rasga,
me rompe, me entreabre
y se interna pleno;
solamente pueden ser
para quien me navega
y sobresalta,
para esa arcilla que 
me cubre, me calienta
y yo moldeo;
para el Barco que surca
un Mar marea;
para mi Hombre alquimista
setas, hojas, miel y barro.
Sara Elena.

6 comentarios:

El Drac dijo...

Nunca había oído encionar al mexicano Carlos Pellicer, pero el poema en el video me ha gustado mucho, se le siente un nuevo estilo. Un gran abrazo

Carlos Sotomayor dijo...

El poema es muy lindo chola y la lectura tan fresca como despues tus palabras al grillo que escucha tus noches, quien fuera el!

Un beso!

Isabel dijo...

Que bonito, y por ti lo conozco.
Y el grillo.... el realiza uno de los sonidos que más me gustan de la naturaleza.
Y tus versos hoy preciosos ¿y cuando no?
Un abrazo; piedra, hormiga grillo

Anónimo dijo...

Chand qué buen video tan sencillo, ha sido una sorpresa, como no cesan de sorprenderme tampoco jamás! tus versos que me tocan.

Te sigo Chand sigo tus pasos.

la MaLquEridA dijo...

Grillos que no muchos quieren pero que a mi me han acompañado en noches de insomnio y han arrullado mis mañanas vacías.


Un abrazo.

El inmenso mar dijo...

La naturaleza es parte de nuestro ser, amiga, Pellicer era un hombre que caminaba mucho, era observador y amò la vida a travès de la poesìa, que era su vida.

Gracias,muchas gracias, Sarita, por llegar a mi espacio.