sábado, septiembre 27, 2008

Me posee el otoño...

Es inevitable... me sigue el otoño... y me siguen las reflexiones, las conversaciones, las ausencias, las realidades... el darse cuenta, el decepcionarse. No es inocuo el otoño, más bien flota en el aire y me posee entera... Y a la manera de este poema de Rafael Alberti, me invade la tristeza.

RETORNOS DEL OTOÑO

Nos dicen: Sed alegres.
Que no escuchen los hombres rodar en vuestros cantos
ni el más leve ruido de una lágrima.
Está bien. Yo quisiera, diariamente lo quiero,
mas hay horas, hay días, hasta meses y años
en que se carga el alma de una justa tristeza
y por tantos motivos que luchan silenciosos
rompe a llorar, abiertas las llaves de los ríos.

Miro el otoño, escucho sus aguas melancólicas
de dobladas umbrías que pronto van a irse.
Me miro a mí, me escucho esta mañana
y perdido ese miedo
que me atenaza a veces hasta dejarme mudo,
me repito: Confiesa
grita valientemente que quisieras morirte.

Di también: Tienes frío.
Di también: Estás solo, aunque otros te acompañen.
¿Qué sería de ti si al cabo no volvieras?
Tus amigos, tu niña, tu mujer, todos esos
que parecen quererte de verdad, ¿qué dirían?

Sonreíd. Sed alegres. Cantad la vida nueva.
Pero yo sin vivirla, ¡cuántas veces la canto!
¡Cuántas veces animo ciegamente a los tristes,
diciéndoles: Sed fuertes, porque vuestra es el alba!

Perdonadme que hoy sienta pena y la diga.
No me culpéis. Ha sido
la vuelta del otoño.

9 comentarios:

Carlos Sotomayor dijo...

Sarita he estado tan feliz y emocionado con nuestro reencuentro que me he olvidado por momentos que eres tan sensible. He debido imaginar que has quedado reflexiva como vos eres con nuestra larga conversacion y que te daría tristeza, solo te digo que el otoño es hermoso a vos te gusta mucho, y que hay que vivir vivir y vivir aunque tambien es cierto que hay personas que no saben chaparlo a plenitud y no saben lo que pierden cuando se privan de seres como vos, a esas (y esos chola)hay que mandarlas a donde vos sabes en español mexicano, yo no soy de esos y por eso sabes que te persigo y te persigo! (y no pierdo lo esperanza)Cholita percibe lo mejor del otoño aunque Alberti diga cosas tan tristes como lindas.

Toronto frio pero magnifico, ya te escribo.

Carlos.

conxa dijo...

Jopé Sara Elena, que canción y que poema más bonitooooooooooooo !!!!!
A mi el otoño me pone triste, pero sentir la tristeza nos hace disfrutar de la algría.no??
El Bierzo se esta poniendo precioso, las viñas ya empiezan a ponerse naranjas, rojas y moradas.La hayas amaillas y los castaños estan ya dando su fruto.
Gracias por este otoño que me has regalado.
Muchos besos, preciosa.

ChAnd dijo...

Mi estimado Carlos: Pues sí, algo de tristeza sí que me dio... pero finalmente ya sabes que son cosas que van y vienen... A mí también me dio mucho gusto poder conversar y vernos después de largo tiempo.

El otoño, para mí, es como una especie de limpieza... y llorar limpia, reflexionar de manera profunda (aunque a veces una no pueda destar algunos nudos) limpia...Al igual que los árboles y la naturaleza toda, de vez en vez hay que mudar, renovarse; así que no te preocupes, en eso estoy.

Además, estoy intentando compremeterme más con mi adhesión y práctica religiosa y espiritual ya que me porté tan mal en el Ramadhan.

Buena estancia por allá y un abrazo.

ChAnd dijo...

Conxa... mi amiga... me alegra mucho verte en tu blog y también por acá, quiere decir que el tratamiento marcha contigo a cuestas... y no al revés... ja ja ja.

Mira qué her-mo-sí-si-mo debe estar el Bierzo en otoño... Recuerdo esos lugares a los que me llevaste con tanto cariño y emoción... son tan bellos... ¡ya me imagino! Ya regresaré... con tequila por supuesto.

Amiga, gracias y ya sabes, mil besos para esos dos corazones adorados en otoño. ¡Sigue, sigue sigue!

Anónimo dijo...

No me gusta que se caigan las hojas... Todos los árboles que cultivo o planto los escojo de hoja perenne... Así parece que nunca se pierde lo que se tiene....
Porque lo que se tiene es parte de uno mismo... y no hay por qué perderlo por circunstancias ajenas...
Los árboles respiran por las hojas, verdad? Imagina si se nos cayeran los pulmones durante un tiempo... Necesitamos que nos cuiden más en ese tiempo... los árboles y nosotros...

Salu2

Damián dijo...

Que bueno fue leer al maestro Alberti en tu espacio. Gracias por darle cabida.
Un abrazo, amigo

ChAnd dijo...

Amiga/o Ánónimo, gracias por tomar tiempo en dejar esta nota. Realmente sí, es una manera de ver esto de las hojas que caen en otoño... Nunca había pensado en las hojas y la respiración... pero supongo que los árboles, al igual que nosotros, tienen algún mecanismo de compensación...

Como sea, el aroma y la vista del otoño mueven algo nostálgico y triste en muchos de nosotros... Pero siempre está la esperanza de recuperarse y renacer, ¿no?

Espero que vuelvas por aquí.

ChAnd dijo...

Damiáán, amigo... gracias por pasar, como siempre... Alberti me dejó con una gran opresión; cuando lo seleccioné reflejaba mucho de lo que en ese momento sentía... Ahora estoy mucho mejor, pero sigo atrapada en el olor del otoño.

Besos.

www.jsfishnet.com dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.